.


News


Líderes evangélicos comparten perspectivas bíblicas sobre ‘antiguas y nuevas relaciones’

GCF Bogotá - Friday, May 04, 2018

Presentación de Ruth Padilla de Borst en el Plenario sobre Relaciones Antiguas y Nuevas durante el Foro Cristiano Mundial en Bogotá. Foto: Albin Hillert/ WCC

 

El tercer encuentro mundial del Foro Cristiano Mundial en Bogotá, Colombia,incluyó una sesión de perspectivas bíblicas dirigida por líderes evangélicos sobre “Relaciones antiguas y nuevas Relaciones”.

 

La Comisionada Christine MacMillan, Secretaria General Adjunta de Compromiso Público de la Alianza Evangélica Mundial, invitó a los participantes a reflexionar sobre lo que realmente significa "antiguo" y "nuevo".

"La Alianza Evangélica Mundial, que ahora tiene más de 150 años, se puede ver 150 más joven. Para todos nosotros, los que venimos de nuestras expresiones cristianas tanto nuevas como antiguas, de la historia y de la historia en ciernes, la pregunta es: ¿las relaciones envejecen o son reavivadas?", preguntó MacMillan.

Ella hizo notar: "Esta mañana dos de nuestros presentadores reflexionan sobre las diferencias entre el mundo antiguo y el nuevo, diferencias de género, idioma, cultura y edad, pero con el deseo de vivir un mensaje de Dios que no cambia y busca estabilizar nuestro pasado, presente y futuro en nuevas y refrescantes formas de verdad y vida. Dios no envejece".

Onésimo: de esclavo a hermano

La primera parte de la sesión estuvo a cargo de Ruth Padilla DeBorst, Coordinadora de la Confraternidad Internacional de Misión como Transformación, nacida en Colombia y ahora viviendo en Costa Rica.

Se basó en la carta del apóstol Pablo a Filemón, en la que Pablo le pide que vuelva a recibir a su esclavo huérfano Onésimo, que había huido.

En ese contexto, Onésimo tendría que haber estado sujeto a severos castigos o a muerte. Pero en su carta, Pablo no solo le pidió a Filemón que aceptara nuevamente a Onésimo como su esclavo, sino también como un hermano en Cristo, un cambio radical en su relación.

"Paul está consciente de que lo que pide a Filemón y a su comunidad no es algo simple. Conoce bien los debates de un espíritu tentado a vivir de acuerdo con las expectativas del contexto social y político y de acuerdo con los impulsos y ambiciones codiciosas, egoístas y personales para beneficio personal y la exclusión de los demás.

"Por esa razón, él aboga por la gracia del Señor Jesucristo, quien se dio a sí mismo para hacer las paces, para establecer relaciones correctas, para liberar y dar vida plena a todas las personas, para que esa gracia eche raíces en el corazón de esa comunidad de fe ", dijo Padilla.

Padilla se refirió al contexto global actual, en el que 27 millones de personas se encuentran esclavizadas.

Dijo: "En nuestra América Latina, bajo el barniz del progreso, niñas y niños, mujeres y hombres están siendo explotados en trabajos forzados, tráfico interno e internacional, reclutamiento involuntario por fuerzas militares, trabajo infantil en condiciones peligrosas como minas o manipulación de sustancias químicas o maquinaria pesada. Millones más trabajan en condiciones infrahumanas, sin los beneficios de seguridad”.

"El desafío para el pueblo de Dios hoy es el mismo que Pablo planteó a Filemón y a la comunidad de seguidores de Jesús en Colosas. Nosotros también debemos suplicar a Dios que derrame su gracia sobre nosotros ", dijo Padilla.

Esto abriría los ojos de la gente y descubriría la esclavitud oculta en hogares, barrios, ciudades y países, permitiendo a la humanidad comprometerse radicalmente con la erradicación de las causas de la esclavitud: pobreza, exclusión y discriminación.

Con valentía se puede confrontar a personas, instituciones y sistemas que oprimen, incluso si se requiere una inversión económica y riesgos de seguridad personal.

"Para que podamos vivir con integridad como comunidades alternativas, guiadas por la ley del amor, la aceptación y la reconciliación restauradora mucho más allá de cualquier prejuicio doctrinal, tradición cultural, posición privilegiada o excluida", concluyó Padilla.

¿Puede una teología sana acompañar la experiencia personal?

Sobre la base del examen de Padilla de la cambiante relación entre Filemón y Onésimo, el Dr. Thomas Schirrmacher, Secretario General Asociado de la WEA para Asuntos Teológicos, agregó otros ejemplos bíblicos de creyentes cuyas perspectivas sobre Dios y la otras personas fueron transformadas a través de las experiencias.

Él cuestionó la opinión de que la experiencia no puede preceder a la comprensión teológica, haciendo referencia a los relatos de Job, cuyo sufrimiento –no sus discusiones teológicas con sus amigos-- transformó su visión de Dios; y la visión de Pedro de una tela llena de animales inmundos que bajaba del cielo, lo que abrió su mente y corazón para encontrarse y discipular a Cornelio, un centurión gentil a quien los judíos considerarían inmundo.

"¿Es posible una teología Evangélica o incluso Pentecostal sin la experiencia, tan solo como un ejercicio puramente académico comparando y juzgando las teologías?

"¿Podemos tener una comprensión correcta de la Trinidad sin la experiencia que cambia la vida de ser amado por el Dios trino y amarlo?", pregunta Schirrmacher.

El destacó: "La reunión del Foro Cristiano Mundial me da la poco frecuente oportunidad de demostrar lo que dicen las Escrituras: la experiencia de ver cómo Dios actúa en este mundo y en las vidas de otras personas e iglesias, ese crecimiento de las relaciones mutuas, esa experiencia es un buen camino hacia una sana teología".

Schirrmacher explicó: "La Sagrada Escritura es la revelación de Dios y nuestra máxima autoridad. Pero Dios usa la experiencia para dar forma a nuestra teología. En otras palabras, si uno está firmemente comprometido con la autoridad de las Escrituras, la experiencia de cómo actúa Dios a través de otras personas e iglesias es un buen camino hacia una teología sana".

Él dijo también: "Damos gracias al Dios Triuno porque no solo nos dejó un libro inspirado por el Espíritu Santo y nos reveló a Jesús como nuestro Salvador, sino que nos envió al Espíritu Santo mismo.

"Gracias a Dios porque Él usa múltiples medios para ayudarnos a entender más profundamente Su revelación, ponerla en práctica en nuestras vidas, y crecer aún más en amor por nuestro Padre Celestial, nuestro Salvador Jesucristo y el Espíritu Santo".

El mensaje completo de Ruth Padilla

El mensaje completo de Thomas Schirrmacher